¿Por qué invertimos en energía solar?

Hemos querido añadir a nuestra cartera empresas de energía solar, debido a que el sector de las energías renovables empieza a ser competitivo y ahora tiene un gran potencial de crecimiento por 3 motivos principales:

1) El reconocimiento mundial del calentamiento global. Cinco años después del acuerdo climático que se alcanzó en París, todas las miradas están puestas en el progreso del mundo en el camino hacia un futuro libre de carbono. Una parte crucial de este objetivo implica la transición energética de los combustibles fósiles a las fuentes renovables, como el sol, el agua, el viento y la energía de las olas. Entre ellas, la energía solar siempre ha sido la que más esperanzas ha depositado en la comunidad científica, por ser la fuente de energía más fiable y abundante de la Tierra.

2) La disminución del coste de la energía solar, que ha llevado a que este sector crezca y tenga un inmenso potencial para captación de energía. En los últimos decenios, las células solares se han vuelto más baratas, más eficientes y más respetuosas con el medio ambiente.

3) Las inversiones por parte de los Estados a través de la inmensa liquidez que están inyectando los Bancos Centrales, canalizando estás inversiones en energías menos contaminantes como la energía solar. Además, dado que muchos gobiernos anuncian planes de gasto en infraestructuras de energía renovable, en parte para combatir los efectos económicos negativos del COVID-19, la demanda solar global podría expandirse exponencialmente en los próximos años. De hecho, la nueva administración de Joe Biden tiene previsto un plan que supone 2 billones de dólares, enfocado en proyectos de infraestructura y de energías limpias.

Analizando las diversas compañías del sector, las más competitivas son:

  • CANADIAN SOLAR, empresa familiar de energía solar canadiense que provee productos, servicios y soluciones de sistemas de energía solar con operaciones en todo el mundo.
  • JINKO SOLAR compañía familiar china fabricante de módulos solares más grandes e innovadores con presencia en todo el mundo, pero más centrada en Asia.

Por último, una reflexión: ¿Qué pasaría si los paneles solares de la próxima generación pudieran integrarse en las ventanas de los edificios, de los vehículos o incluso en las pantallas de los teléfonos móviles? No es tan lejano este hecho y ya se está experimentando, lo cual nos da una idea del potencial de este sector.